Ángel Padrón · Mundo y Suelo I

Ángel Padrón

Mundo y Suelo I

5 MAY, 2023 - 10 JUN, 2023

Reproducir vídeo

“el espacio es flexible y cambiante, no solo en sus formas sino en sus significados y en sus territorios, transitable, circulable y en consecuencia circunstancial en su juego de apariencias.”
Una conversación en los márgenes, Ángel Padrón¹.

 

Mundo y suelo. 

Busca por dentro /de/ una geografía hipotética.

 

Con la expresión “el tiempo inconcreto²” que el artista Ángel Padrón señala sobre la temporalidad en su propia obra, nos habla sin intermediación de la vulnerabilidad de lo que entendemos como espacio histórico o Historia –aquel relato que da cuenta de acontecimientos que ocurren de forma sucesiva y en un orden concreto y, por tanto, connotado subjetivamente–. Esa inconcreción temporal deviene pintura, aunque no toda su obra lo sea –pues hace uso de otros dispositivos técnicos–; pintura que se gesta, en formación y que es esencialmente anacrónica para él. 

 

Tiempo densificado / Tiempo en marcha / Curva temporal / Tiempo histórico 

 

Con la expresión “una geografía hipotética” que el artista Ángel Padrón señala sobre el recorrido espacial de los mundos que expone en su obra, nos habla sin intermediación –desde luego– de una topografía que es un positivo/negativo, un vacío y lleno de lo real y el artificio. Esta dualidad produce un compendio de geografías que son un supuesto, una intención de ser territorio, siendo al mismo tiempo eso que pretende ser. Cada imagen es superficie espesada, perpetuada, extraída /…/.  

 

Geografía densa / Geografía circunvalada / Geografía apócrifa / Geo//grafías 

 

Mundo y suelo atiende a la relación de dualidad entre principio y fin desde una perspectiva circular, como un camino que rodeara por entero una isla, que entra y sale, que siempre es llegada y desembocadura. Esta exposición en dos fracciones, I/II, busca por dentro de la historia de una serie de piezas que abarcan un arco temporal de varias décadas, un tiempo constelativo que produce una intensificación de la imagen. Una imagen que persiste, que es concreta, pero que es el mismo lugar –el que representa y el que genera– en dos tiempos distintos. La sensación de pasar dos veces por un sitio produce un estado de alerta y de vértigo ante la circularidad del entorno que nos ro/dea, porque “estar en el mundo”, como diría Stefan Zweig, no garantiza un solo momento estelar porque gran parte de lo que acontece es indiferente y trivial. Así, el hecho de estar en el mundo, en el mundo de las cosas, no tiene que darse en un suelo concreto y real; la vida es posible que ocurra en el momento distante de la trivialidad, en el momento más liviano. Mundo y suelo pueden separarse, mundo flotante, suelo sin territorio:

 

mundo/memoria  mundo/suelo  mundo/reserva

mundo/imagen  mundo/imagen

 

La tachadura de imagen no atiende a un proceso de borrado, sino a un estado de desdoblamiento. En esta fracción I de Mundo y suelo, Ángel Padrón abre líneas temporales, las repliega sobre sí mismas a través de un proceso de síntesis visual como si fueran “metáforas donde se desarrolla la vida³”; una vida hipotética dentro de un territorio –también replegado sobre sí– limitado, curvo y flexible. Este estadio I ofrece dos gestos, el primero de ellos, adentrarse en un cúmulo de imágenes que pertenecen a la serie(4) Desde La Reserva (River Deep Mountain High), que comienza hacia 1995 y que juega con la idea del paisaje como espacio de artificio cultural, con imágenes del territorio generadas en la memoria y referencias simbólicas descontextualizadas. Estas obras, producidas a partir de la idea de reserva, son subversivas en sí mismas, parten de la concentración de la mirada del artista y contienen toda la ironía que Padrón expone en su práctica pictórica entendida como un lugar de resistencia y conflicto. Esto es: el paisaje como lugar de explotación, el paisaje como lugar de sublimación o el paisaje como lugar de tránsito desmitificado y des/hesperidezado.

Estas piezas son formas limítrofes, muros de contención para un espacio natural que tiende a ser isla. No hace falta que nos aflija el sentimiento de impaciencia para descubrir qué imágenes tienen lugar en esta constelación de piezas, es mejor abrirse al equívoco, al encuentro, a la posición no neutral, para leerlas desde la propia experiencia del territorio y las múltiples vinculaciones sociales y económicas que establecemos con este. Esto quiere decir, que Desde la Reserva…. es un proceso de descentramiento pictórico que no atiende a la pureza de lo visual porque no quiere remitirse a la esencia, sino que se dirige hacia la noción de rasgo. Esta forma de acercarse a la pintura, en términos deleuzianos, no parte de la esencia que determina la mirada –como algo único–, sino del concepto de rasgo como algo que es compartido de forma colectiva a lo largo del tiempo y de la historia y que deviene en pliegue(5). Es decir, la pintura se  

 

re/pliega

 

El segundo gesto de la parte I de Mundo y suelo genera un asentamiento de la mirada(6) en un espacio azul, un lugar simbólico y sintético de observación del mundo: islas, montañas, carreteras, luces, azotea. Una naturaleza azul que atiende a una representación más anclada a la realidad de una topografía de isla. Una naturaleza azul que se sabe a sí misma edificio cultural. Una naturaleza azul reconocible y no. Una naturaleza azul que /se/ pliega y repliega a través de distintas décadas. Una naturaleza azul que es construcción de las cosas. Una naturaleza azul que no es absoluta, pero que es todas las imágenes del mundo. Una geografía hipotética, una curva, un recodo de carretera que asciende la montaña. 

 

Montaña que se dobla  Isla que se pliega  

Territorio que se busca por dentro de sus agujeros.

Mundo  Suelo

 

 

Dalia de la Rosa

Abril, 2023 

__________________________

PADRÓN, Ángel. (2008). hacer/des/hacer. Santa Cruz de Tenerife: Gobierno de Canarias. Viceconsejería de Cultura y Deportes, p. 8. 

2 Ibídem, p. 11.  

PADRÓN, Ángel. (2008). hacer/des/hacer. Santa Cruz de Tenerife: Gobierno de Canarias. Viceconsejería de Cultura y Deportes, p. 12. 

El concepto de serie en Ángel Padrón no atiende a un principio ni final, es una forma de trabajo que se dilata en el tiempo. El artista trabaja a partir de series que pueden entrecruzarse, replegarse e, incluso, confundirse. 

Aquí, “pliegue” está tomado desde una perspectiva temporal –aunque el filósofo desarrolló este cuerpo conceptual en torno al Barroco y Leibniz– y la vinculación con una realidad que Deleuze concibe en dos pisos o niveles plegados. Es decir, el pliegue es la separación entre esos dos estadios de realidad: por un lado está el universo (la materia), replegado constantemente sobre sí y compuesto por la sucesión de átomos que se pueden entender también como universos. Es decir, el mundo es aquello que está plegado de numerosas formas. Y, por otro, está el alma que también se pliega sobre sí. Ambos, materia y alma, construyen un sistema de interacción que se definen en función de las fisicidades y esencias de cada periodo histórico marcado por sus propios rasgos. 

Como diría Manolo Padorno dentro de Las cinco proposiciones del desvío y en relación a su poema Boda entre el objeto y la mirada, el proceso de concreción, de limpieza o, incluso, de ascetismo riguroso es lo que permite asentar la mirada en un sentido cercamiento. Padorno hace el ejercicio de “cercarse” para no distraerse de lo importante, de la relación entre la mirada y el mundo de las cosas.  

PRENSA

Programa BD CANARIAS

Destacado en el programa Buenos Días Canarias de Televisión Canaria

Programa CRONOS

Destacado en el programa Cronos de Televisión Canaria

Programa SGF

Destacado en el programa Somos Gente Fantástica de Televisión Canaria

Prensa escrita

EL Día

Artículo en el periódico El Día · 5 de mayo de 2023

Diario de avisos

Artículo en el periódico Diario de Avisos · 4 de mayo de 2023

Ver esta exposición en